Logo Maderando

Maderando

Maderando

Maderando es un proyecto que, sin saberlo, comenzó a gestarse hace más de 30 años en el pequeño taller paterno cuando, además de asimilar las técnicas y conocimientos de toda la vida, se empezó a investigar, experimentar las infinitas posibilidades técnicas y estéticas del fascinante mundo de la madera. Y además disfrutaba con ello.

Esta actitud supone ir a contracorriente en una época en la que priman la competitividad y el beneficio por encima de todo. El tiempo confirma que no está errado este camino, pues la satisfacción (propia y de los clientes) que da el trabajo bien hecho es lo que realmente cuenta al final.

Ahora el objetivo es aportar soluciones fiables tanto a los clientes particulares como a los profesionales (decoradores, arquitectos…) que gusten de un nivel de calidad, atención y profesionalidad por encima de la media actual, que aprecien y valoren el trabajo bien hecho, las buenas maderas y un servicio atento.

Ángel Pisonero

Siendo aún tierno infante, mi padre me apremiaba “¡hala, deja de ver los dibujos animados, que hay que recoger astillas!” Y yo, de más mala gana que buena, me iba familiarizando con las labores del taller. 40 y tantos años después, la madera me sigue fascinado y entusiasmando más cada día. ¡Vaya, que si tuviera tiempo libre lo dedicaría a hacer piezas de madera…!

La verdad es que siempre me han gustado las maderas del entorno: el pino de veta alegre, el cerezo aromático con miles de tonos rojizos, el nogal regio, el roble tenaz, el fresno de pálida belleza, la encina tan dura y tan recia, el negrillo que casi desapareció, lleno de fantásticos defectos y, especialmente, el castaño, tan apreciado por estos lares y no por casualidad. Qué árbol tan noble, tan esbelto y tan agradecido. Como su madera, amable de trabajar, con hermosas y limpias vetas, caprichosa con las grietas, que hay que evitar con mimo, y tan aguerrida con la intemperie, la que mejor se porta de las maderas locales. Y ¡cómo no! también celebro la belleza de la inmensa mayoría de las maderas que en el mundo hay.

Desde aquellos métodos rudos y aquellas herramientas básicas del taller ancestral a los que en la actualidad utilizo en el magnífico taller actual hay un abismo. Entre medias hay una indagación, una evolución permanentes, empeño a raudales y muchos esfuerzos y renuncias.

Ahora me siguen gustando las técnicas “artesanales”, hacer los trabajos con esmero ayudarme de las herramientas, de las máquinas, no estar al servicio de ellas, para conseguir resultados hermosos, admirables en ocasiones. La utopía es llegar a realizar piezas que con su simple contemplación den alegría. A veces hasta incluso parece que se consiguiera… Entre tanto, continúo perseverando. Con la Radio (3) siempre encendida.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Maderando

Maderando